EUCIMA 2012

Cronica por Rafa Peñalver (Malabares en su tinta)
Fotografía: Gemma Fanjul, Rubén Arenas y Bruno Gallia

 

httpv://www.youtube.com/watch?v=c15QAIN1POI

Por fin llegó el fin de semana señalado. Tras varios meses de preparativos, el 4 de mayo arrancaba el IV EUCIMA, por segunda vez con formato de tres días. La carpa esperaba en el recinto polideportivo de la Almudena, en la Ciudad Universitaria de Madrid. El propósito era superar al año previo, y se dedicó mucho esfuerzo a la difusión. La respuesta de la gente no se hizo esperar: unos doscientos inscritos al encuentro que desafiaron a la lluvia.

1

El viernes a mediodía se abrieron las puertas y, mientras la organización ultimaba preparativos, los primeros malabaristas comenzaban a llegar. La lluvia también hizo acto de presencia con dos tremendos chaparrones, dejando bien claro que ella tampoco quería perderse el EUCIMA. Menos mal que este año se contaba con un gran pabellón de deportes que permitió que se pudiera practicar mirando a los malabares y no al cielo.

Comenzaban los talleres y el pabellón se llenaba de colores mientras en la carpa se ultimaban los detalles para la noche.

2

El Open Stage se celebraba en el escenario bajo la carpa, que por sí sola realza cualquier número. Presentado por un inspirado Antón Coucheiro, le tocó abrir a Claudia Oddi, quien, pese a los fallos pudo mostrar su estiloso número de mazas. Weibel se puso en la piel de Willie Hall para enseñarnos las mil y una disparatadas formas de tocar el violín. Lechu, un argentino afincado aquí nos ofreció una clownesca rutina de verticales. Nena fue una divertida oficinista atrapada en su disparatado trabajo diario. Desde Australia, y sin tiempo para calentar, vino Chris Kloester, que mostró su vistosa rutina de Poi y danza. Se acercaba el final y Lucas Zileri volvió a subirse a un escenario en el EUCIMA. Esta vez con una actuación de bolas mucho más madurada y pulida. El broche de oro lo puso Gon, con una enérgica y espectacular rutina de aros que puso al público en pie. Tras un breve descanso salieron a escena los Papá Lebowsky ataviados con su albornoces para animar la fiesta, que se prolongó hasta bien tarde para algunos.

3

El sábado comenzó con charcos recientes que hicieron imposible el campeonato de volley-maza. En cambio, el pabellón estuvo todo el día rebosante de gente y de movimiento. Se sucedieron los talleres, organizados y espontáneos, llegando a haber hasta seis simultáneamente. Un lugar lleno de vida y malabar que permite disfrutar simplemente contemplando a un lado y a otro.

4

A última hora de la tarde se fue desplazando a la gente hacia el teatro del CMU Elías Ahúja para ver la esperada Gala. Cuatrocientas personas allí reunidas con mucho circo por delante. Nena y Charo (Cía Tres Puntos y Aparte) fueron las encargadas de conducir la Gala; dos supuestas amigas que se reencuentran para presentar a los artistas mientras liman sus diferencias. La siempre dificil tarea de abrir la Gala correspondió a Silver y Chefa; problema solventado con soltura con un gran número de mazas con pinceladas de humor un acompañamiento musical tan peculiar como acertado. Nando Kowarik se lució con una divertida y técnica evolución del diábolo. Wilbur es un personaje hilarante con guiños a vídeos cibernéticos, donde el humor y las coreografías absurdas no consiguen si no ensalzar sus verticales. A través de un tótem lleno de bolas, El Fedito construyó una sólida rutina de bolas que no cedió un ápice pese a algún que otro fallo. Roberto, componente masculino de Bambolea, nos deleitó con una breve y enérgica rutina de telas aéreas. Tras él pudimos disfrutar de un número de manipulación de aros del sardo Riky (Riccardo Tanca). Impresiona ver algo tan pensado y trabajado, horas de investigación en busca de la estética.

5

Ya en la recta final, Florian Brooks vino desde Bélgica para mostrarnos su elegante estilo con las mazas. A juego con su personaje, sus mazas juegan a esconderse entre los trajes, con un vuelo fluido que compagina vistosidad y técnica (final con 5 helicópteros, ni más ni menos). Quedaba el gran cierre, y lo ponía Alexander Weibel. Una estructura con cuerdas flojas, un acróbata y un violín que se fusionana para crear algo tan espectacular que obligó a levantarse a todo el público. Perfecta guinda para una gran noche de Circo.

6

Un pasacalles multitudinario arrastró al público hacia la carpa para formar un círculo de fuego, con parafina para todos. Con el ambiente de fiesta, la carpa alojó un entretenidísimo Renegade, presentado por Jorge Conte y Javi Cassi, que recordó a los de los buenos tiempos, consuecuencia del buen ambiente del encuentro; pero ya sabéis: lo que pasa en un Renegade se queda en el en Renegade.

El domingo resacoso nos despertó con la ironía del buen tiempo. En el pabellón había olimpiadas con jugosos premios cedidos por 441 y Ooops. Para otro año hay que plantear olimpiadas sin donyeteros, que lo suyo empieza a ser abusar. Luego comida popular en la carpa y la lanzada antes de las despedidas.

SONY DSC

Desde la organización queremos agradecer a todos los implicados de una forma u otra en la realización de este encuentro, desde el CMU Chaminade, la Complutense, a la gente de Tres Cantos por el material humano y técnico, a los artistas, los voluntarios y, por supuesto, a todos los que os acercásteis a disfrutar con nosotros. Gracias, gracias y gracias. Estamos muy contentos con el resultado, merece muchísimo la pena.

SONY DSC